Ikaika

Mejora Deportiva

El rendimiento deportivo es la capacidad que tienen los y las deportistas de poner en marcha todos los recursos disponibles que poseen (técnicos, fisiológicos y emocionales), para hacer frente en condiciones de excelencia al ejercicio o actividad al que se van a enfrentar. Las actividades asociadas al rendimiento deportivo siempre tienen objetivos medibles desde la dinámica y la cinemática, y lo que se busca es mejorar el desempeño del individuo para ser más eficaces y eficientes en la expresión mecánica y conseguir el logro planteado. El preparador en todo este sistema tiene que jugar con todas y cada de las variables que se ponen en juego durante la competición para tratar de conseguir que un o una deportista consiga expresar al máximo sus capacidades durante un evento deportivo.

Como ejemplo, nuestro Programa de Alto Rendimiento tiene por objetivo preparar al o la deportista para que sea capaz de expresar sus capacidades condicionales de forma óptima a través del entrenamiento de resistencias progresivas, con un alto nivel de exigencia, realizado de forma poco frecuente lo que permite modular la fatiga y utilizando para su ejecución poco tiempo. Hablamos de dotarle al o la deportista de la dosis mínima efectiva de entrenamiento para que se produzcan las adaptaciones músculo-esqueléticas precisas evitando sobrecargas innecesarias y eliminando por completo la posibilidad de lesión. 

No debemos olvidar que el entrenamiento en sí puede ser una fuente de lesiones sino se realiza de forma adecuada, y que el objetivo de éste es generar poco a poco adaptaciones para que el individuo rinda al máximo durante la competición y sea capaz de mantener su estado de forma el mayor tiempo posible.

Hablamos de dotarle al o la deportista de la dosis mínima efectiva de entrenamiento para que se produzcan las adaptaciones músculo-esqueléticas precisas evitando sobrecargas innecesarias y eliminando por completo la posibilidad de lesión. No debemos olvidar que el entrenamiento en sí puede ser una fuente de lesiones sino se realiza de forma adecuada, y que el objetivo de éste es generar poco a poco adaptaciones para que el individuo rinda al máximo durante la competición y sea capaz de mantener su estado de forma el mayor tiempo posible.

La utilización de este paradigma de entrenamiento ha otorgado a nuestros deportistas una nueva forma de entender la fuerza, mejorándola y facilitando su transferencia en su disciplina deportiva, así como ha permitido solventar lesiones deportivas o dolencias que les impedía un rendimiento óptimo en su práctica deportiva habitual.

A continuación te mostramos unos testimonios de ello.